Publié par : lettresdemontreal | 12 mai 2009

Cuba 1959-2009: La época del marabú y la claria

 

El marabú se "come" todo el espacio vital

El marabú se "come" todo el espacio vital

Dice el investigador cubano Ernesto Miguel Ferro Valdés sobre el marabú: 

“El marabú (Dichrostachys cinerea L) es una planta perenne de origen africano, introducida en Cuba hace dos siglos atrás, como planta ornamental. Después de la guerra de independencia, se convirtió en una planta invasora desde 1898 con una agresividad extraordinaria, pues se propaga con tanta rapidez por semillas, como por retoños de sus raíces. Ya en 1932, se estimó que esta planta había cubierto aproximadamente 442 860 ha de suelo, gran parte de buena utilidad y calidad, actualmente invade 847 472 ha de pastos de esta cantidad 188 552 ha con grado muy intenso y constituyendo la plaga más importante del cultivo”.[1] 

El marabú es una planta espinosa, tenaz, invasora, que no permite el desarrollo en sus dominios de la biodiversidad botánica,  algunos investigadores le atribuyen propiedades medicinales, maderables, melíferas, alimenticias, de uso industrial y artesanal. Yo creo más bien en sus propiedades insecticidas, pues como toda planta que no encuentra predador, es porque ha desarrollado formidables defensas a través de la historia de la evolución de las especies. Allí donde se implanta  es omnipresente, es impenetrable, es agresivo hacia la flora y la fauna, incluidos nosotros, los seres humanos. 

El marabú simboliza como ningún otro árbol, la vida de los cubanos en estos últimos cincuenta años y de una manera bien especial. En la vida de los pueblos, como en la naturaleza, determinadas épocas se asocian a determinados individuos, o a determinadas especies. 

Ya lo señalaba Fernando Ortiz en su memorable libro: “Contrapunteo cubano del azúcar y el tabaco”: El cultivo del tabaco, planta originaria por demás de las Antillas, era un producto auténticamente cubano, acompañado de conocimientos técnicos que se remontaban a las comunidades indígenas. La caña de azúcar por el contrario era el resultado de la importación botánica de otros continentes, e igualmente en lo referente a la mano de obra vinculada que fueron los esclavos en primer lugar africanos y después los braceros antillanos. Ortiz consideraba que la caña de azúcar era también responsable del latifundio y la implantación del capitalismo salvaje en Cuba, por lo tanto un elemento entorpecedor y perturbador de la identidad cubana a largo plazo.

Hoy podemos completar este planteamiento de Ortiz constatando el hecho de que la exitosa expansión del marabú en nuestra isla es el resultado de  la implantación de un “socialismo” autoritario y también salvaje, desdeñoso de la herencia agrícola cubana, causante de la decadencia de la agroindustria azucarera y nuevo elemento degradante de la identidad cubana, ya de por si duramente golpeada durante toda la primera mitad del siglo XX, por la sucesión casi ininterrumpida de tiranos amén de continuos y permanentes bandazos entre las “simpatías” de los imperios que se disputan el dominio mundial. 

Para erradicar el marabú de los campos y la mente de los cubanos, hará falta un castor tropical, una termita “monotemática”, una invasión de langostas bíblica que sólo devore esa maleza del infierno, hay quien dice que basta “una cría de chivos para que se coman hasta los retoños y un par de años más tarde poder utilizas la tierra de nuevo”, pero puede que todo esté en la tierra que le es propicia, dice Ernesto Miguel que es “el suelo Feralítico Rojo Lixiviado” el mas favorable al marabú. Esta terminología geológica me permite muchas otras lecturas intertextuales, pienso en esa generación de “revolucionarios” tan hermética, tan “férrea” que termina haciendo estallar sus intestinos; “roja”, porque se cree representante de un pueblo que nunca le pidió representarlos eternamente, y lixiviado (esta es la “perla” de todo este enigmático título), imagínense que “es el líquido producido cuando el agua percola a través de cualquier material permeable. Puede contener tanto materia en suspensión como disuelta, generalmente se da en ambos casos. Este líquido es más comúnmente hallado asociado a rellenos sanitarios, en donde, como resultado de las lluvias percolando a través de los desechos sólidos y reaccionando con los productos de descomposición, químicos, y otros compuestos, es producido el lixiviado”.[2] 

 

La claria come "de todo" hasta sus semejantes

La claria come "de todo" hasta sus semejantes

El lixiviado además, ¡tiene un olor bien característico, difícil de ser confundido y olvidado! ¡Faltaba más!, Hay que cambiar el abono de nuestras tierras y conciencias, necesitamos uno o varios que fomenten la diversidad y que fertilicen las culturas tradicionales, manteniendo a raya al marabú.

La Claria por su parte es un proyecto netamente “fidelista”, se pretendía nada mas y nada menos que aumentar el consumo de proteínas de la población y fue en realidad lo que vino a “ponerle la tapa al pomo” del desastre ecológico en los campos cubanos. Si el marabú fue importado hace dos siglos, y su expansión actual es debida a la desidia castrista, este voraz, caníbal y monstruoso pez asiático ha “logrado”, desde los años del “periodo especial” en que se introdujo en la isla, amenazar a numerosas especies de peces, batracios, aves y mamíferos, en muchos casos endémicos, del archipiélago cubano. 

La alegoría con la realidad social cubana salta a la vista, si tradicionalmente la balanza ha sido la de la justicia y la guadaña la de la muerte, la Claria es hoy por hoy en Cuba, la alegoría mas evidente de la decrepitud de un régimen que recurre a cualquier idea descabellada, aún la mas irresponsable, con tal de mantenerse en el poder. 

Entre el marabú y la claria continua penando la nación cubana. Hagamos todos un poco para que vuelvan el Anón y el Almiquí, la Guanábana y el Manatí, el Marañón y la Jutía, pujemos por encontrarle un fin al leño del hacha del verdugo  y al pez de Belcebú[3].


[1] http://www.monografias.com/trabajos53/crecimiento-marabu/crecimiento-marabu.shtml

[2] http://es.wikipedia.org/wiki/Lixiviado

[3] www.scribd.com/doc/6628151/Eco-Umberto-La-Isla-Del-Dia-de-Antes 

About these ads

Responses

  1. […] Raúl Ernesto Colón. 2009 Mayo 12 tags: Raúl Ernesto Colón by Zoé Valdés En el blog Lettres de Montréal no se pierdan este post de Raúl Ernesto […]


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

Suivre

Recevez les nouvelles publications par mail.

%d blogueurs aiment cette page :