Publié par : lettresdemontreal | 4 décembre 2008

La satisfacción de vivir en un país democratico, (perfectible, pero en constante evolución)

Michelle Jean, gobernadora de Canada

Michelle Jean, gobernadora de Canada

En estos momentos se está decidiendo el futuro del gobierno de Ottawa, los conservadores de Stephen Harper, que ganaron con el apoyo del 36% del voto popular, quizás sean sustituidos por una coalición de los partidos de la oposición: liberales y neodemocratas, apoyados por el Bloque quebequense, que no participa, pero apoya. Estos tres partidos obtuvieron de conjunto el 62% del voto popular.

Figuras de esta posible coalición hablan de tener en cuenta inclusive el criterio del Partido Verde de Canada, quien fuera el más pequeño partido participante en las pasadas elecciones federales del 14 de octubre, pero que tiene un peso moral creciente entre el electorado canadiense.

Cuando uno vive este tipo de eventos políticos, no puede sino asombrarse y regocijarse de que países como Canada hayan logrado, aún al precio de cierta inestabilidad política temporal, una mantenida evolución política de su sociedad. Para los mismos canadienses es algo fuera de lo normal, que se sale de la tradición, pero que asimilan, aún sin plena conciencia posiblemente, como una crisis de crecimiento. Numerosos abogados constitucionalistas se disputan en la prensa y en la televisión sobre si es procedente o no que una coalición interrumpa el mandato de un gobierno minoritario recién electo, más a ojos de los que venimos de otras experiencias, y en mi caso de Cuba, lo relevante es el hecho de que la constitución de este país sea un documento vivo, que se discute en la vida diaria, que decide verdaderamente el destino de la nación, que es capaz de servir de algo más que de decoración en las oficinas públicas.

La figura de la Gobernadora general, que muchos hasta ahora han considerado arcaica y hasta obsoleta, cobra en este momento clave de la democracia canadiense, nueva fuerza, de ella depende lo que mañana obtenga como respuesta el primer ministro Harper, cuando acuda a pedirle que o bien prorrogue la sesión del parlamento del lunes que puede acabar con su gobierno, si tiene lugar el voto de confianza que pide la oposición, o bien que disuelva el parlamento, para ir de nuevo a elecciones federales. La señora Michelle Jean, la primera gobernadora general de ascendencia africana y haitiana de este país, representa por sí misma ese nuevo tipo de político que la América del Norte también ha consolidado en la figura de Barack Obama. Una nueva época de la gobernabilidad de esta parte del hemisferio entró ya en acción y se va revelando la huella que están dejando en una historia, que no por cercana en el tiempo, es menos épica en su contenido.

Saber ver y saber apreciar lo de positivo que está ocurriendo en Canada y en Estados Unidos, debería ser una prioridad para los políticos, pero sobretodo para los pueblos de la América latina, porque si se siguen dejando dirigir por políticos populistas y autoritarios, pocos chances tendremos de hacer avanzar política y civilizatoriamente nuestras patrias del Sur.

De sabios es rectificar y reconocer los avances de los demás y los errores propios. Quiera el destino que en Nuestra América, la del Rio Bravo a la Patagonia sepamos sacar la lección que estos acontecimientos nos proponen.

Bientôt en français!

About these ads

Responses

  1. "Esperar peras del olmo" Raul no es aconsejable. Nadie aprende por cabeza ajena.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

Suivre

Recevez les nouvelles publications par mail.

%d bloggers like this: