Publié par : lettresdemontreal | 12 février 2009

Una carta a la redacción

img-206130950

Desde Odessa me hicieron llegar esta carta que enviara al periodico de la Universidad donde estudié, en 1991 y que fuera allí publicada sin mencionar mi nombre y apellidos. En esa misiva, hoy ya tan lejos en la memoria, exponía la sorpresa que había experimentado al saber que el fenómeno de las expulsiones de estudiantes extranjeros, por parte de las autoridades de los países de origen de los estudiantes “díscolos”, era moneda corriente en la ex-URSS y en particular en aquella universidad. De una de esas expulsiones yo había sido víctima en 1988, junto a otros estudiantes cubanos, que habiamos hecho uno obra de teatro para un festival cultural, de los casi mil estudiantes cubanos en aquella ciudad a orillas del Mar Negro.

El motivo de mi expulsión lo podrán leer en el artículo que ya publicara antes en este blog, tutilado Los cuatro de Odessa. Los motivos en esa época para una expulsión, con todas las connotaciones que un acto así tenía en países comunistas, solían ser de los más increíbles y banales. Cubanos y coreanos no estabamos antes, ni seguimos hoy, muy lejos los unos de los otros, en cuanto a represión se trata, a pesar de la enorme distancia geográfica y cultural. Las tiranías terminan por parecerse todas, pues los métodos suelen ser los mismos.

Les dejo con la traducción que hago, 18 años después:

Carta a la redacción:

Hola, compañero N. Sherban,

Le escribe desde La Habana un antiguo estudiante de la Universidad Estatal de Odessa.

Hace poco recibí, gracias a unos amigos en Odessa, el No.13 del 11 de mayo del 1991 del periódico “Universidad de Odessa”, antiguamente llamado “Por los cuadros científicos”, leí el número, su contenido y naturalmente constaté que se habían operado cambios. Ello me alegró y pensé en escribirle, con el objetivo de proponerle un tema al periódico:

En marzo de 1988 cuando a dos compañeros de estudios y a mí nos enviaron con “urgencia” de regreso a la Patria, supe en el Decanato para el trabajo con los estudiantes extranjeros, que ello solía suceder con frecuencia, y que hacía poco a un coreano (del norte naturalmente) lo habían mandado de vuelta, debido al hecho de que en un discurso que hubo de hacer, él se había referido a Kim Il Sung, no en términos de “querido”, sino solamente de “estimado”, de modo que todo me quedó claro. Lo que sigue siendo “oscuro” es por qué los ciudadanos extranjeros se ven tan desvalidos de derechos en el territorio de la URSS, situación que parece sigue siendo vigente hasta hoy en día.

Sería interesante conocer su opinión al respecto y si publican un artículo sobre el tema, tener la posibilidad de leerlo.

Le deseo todo lo mejor y muchos éxitos creativos al colectivo del periódico.

(El autor de la carta es cubano, su apellido le es conocido a la redacción)


Responses

  1. Leyendo tus artículos sobre nosotros en Odessa he podido (como sin quererlo) ir recordando nuestros días de aquel diciembre « tumultuoso »,también los meses que lo precedieron,de como nos identificamos desde las primeras conversaciones que tuvimos, y hasta las he podido reproducir en mi mente.Pero « yo el de entonces ya no soy el mismo »,sin embargo percibo con lo que queda en mi de aquel otro yo, la claridad de tu pensamiento político, y siento un profundo orgullo de haber compartido contigo aquellas actitudes ‘decembristas’ de aquel 1987.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :