Publié par : lettresdemontreal | 28 février 2009

Nuestros hijos

Nuestros hijos

Nuestros hijos

Una sociedad es democrática cuando sus escuelas lo son. Cuando estas semejan ó superan incluso los campos de concentración nazis y estalinistas, la sociedad es también un campo de concentración.

Hoy aparece en La Presse, el periódico de mayor circulación y prestigio de Québec, dos sendos artículos sobre el tema del acoso y la violencia hacia los niños por parte de otros niños en las escuelas de Québec. Hace unos dias desapareció de su hogar, el adolescente David Fortin, quien desde la escuela primaria había sido acosado y maltratado por sus congéneres en la escuela.

El tema se convierte en uno candente para la sociedad quebequense y canadiense. Especialistas en psicología, políticos, maestros, la sociedad civil en general toma partido, se critica, se autocritica, se comienzan a elaborar acciones, trazar estrategias de combate a este fenómeno social que ensombrece la vida de muchas familias en Québec.

Cuando yo veo la reacción a este problema de la sociedad aquí, y la que en Cuba, de donde provengo, se le da, reconozco una vez más, el carácter decididamente tiránico del gobierno de mi país.

Todos los padres cubanos sabemos en que se han convertido y lo que ya eran desde sus inicios, los campos de concentración-“escuelas en el campo” en la isla. Ellas siguen siendo obligatorias para nuestros hijos en la educación preuniversitaria y ampliamente extendida aún en la secundaria.

En Cuba no sólo no se hace nada contra el acoso y la violencia en el medio escolar, sino que el estado obliga a niños y adolescentes a “experimentar” condiciones carcerales en sus tiernas infancia y adolescencia, sin haber cometido otro delito que el de ser escolares y estudiantes. Existen naturalemente “salidas” confortables para los hijos de los dirigentes y de aquellos que estén bien “conectados”, también para los nuevos ricos que pueden pagar un soborno: escuelas muy “especiales” donde estudian adolescentes con “certificados médicos” y otros inventos por el estilo.

Ni siquiera el hecho de que una figura política cubana, muy cercana al convaleciente tirano, como lo es Alfredo Guevara, director del Festival Internacional del Nuevo Cine latinoamericano, haya denunciado este estado de cosas y su insostenibilidad, en el pasado congreso de la Unión de escritores y Artistas de Cuba, ha cambiado algo. Su clamor quedó para la prensa, que lo ignoró y para la nomenklatura cubana, que siempre le ha visto como un “bicho raro”, como el grito aislado de un “dirigente ciertamente algo particular”.

Luego de esta denuncia, “no pasó nada”, como era de esperar. La “efervescencia” de “plantear los problemas, para resolverlos”, a lo cual demagógicamente incitara y propiciara el hermano del tirano al llegar al poder, hace ya más de un año, ha servido sí, pero para hacer una radiografía de la sociedad cubana, postrevolucionaria ya de hecho, para poder mejor controlarla, dejar todo como está, hasta tanto se logre hacer avanzar este termidor que vive el pueblo cubano.

Nuestros hijos no olvidarán tanta afrenta. Ninguna generación perdonará a los Castros por haber convertido la escuela y la sociedad cubanas en el vasto GULAG tropical que hoy somos.

Bientôt en français!


Responses

  1. Just passing by.Btw, your website have great content!

    _________________________________
    Making Money $150 An Hour


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :