Publié par : lettresdemontreal | 25 mars 2009

El alza de turismo médico de Québec en Cuba

Salud por dinero

Salud por dinero

En estos días varios medios de prensa de Québec han anunciado la alza de pacientes de la Bella provincia que acuden a los hospitales para turistas en Cuba, de 50 personas en el 2007 se paso a mas de 100 en el 2008 y se prevé que alrededor de 200 quebequenses vayan a la isla este año, a someterse a diversos tratamientos de salud, como son: operaciones de la vista, cuidados dentales o cirugías plásticas.

Algunos cubanos pueden pensar, cuando leen este tipo de noticias, que ellos disfrutan de un sistema de salud privilegiado, que en Canadá hay  graves problemas con la atención medica de la población y que deberíamos agradecerle al gobierno de Castro, por todos estos logros.

Muchos otros cubanos sabemos que el sistema de atención medica a turistas y dirigentes en Cuba es el verdaderamente privilegiado, que en esos hospitales para turistas y la nomenclatura o « salas especiales en divisas » de los hospitales generales, trabajan los mejores médicos, hay medicinas importadas o producidas en Cuba y todo tipo de atención secundaria, que los simples mortales cubanos no tienen, ni tendrán bajo ese régimen de oprobio.

Por ponerles un ejemplo, le pondré el mío: Durante años traté de hacerme empastes en mi dentadura en el policlínico de 18 y 15 en el Vedado, uno de los que se puede considerar en términos cubanos, como de los más privilegiados entre los que atienden a la población cubana. Pues siempre al cabo de unos dos o tres meses, los empastes se caían y debía volver a  pasar por la « maquinaria infernal » de sacar un turno, a veces para un mes después,  amén de consagrarle un día laboral a la consulta y esperar en el mejor de los casos, que el nuevo empaste me durara un poco más que el precedente. En Montréal, desde que llegué, fui a una clínica dental, donde me han dado la mejor atención medico-dental en mi vida, me hicieron radiografías digitalizadas, me re-empastaron los malos empastes cubanos, me atendieron con los últimos logros de la ciencia, ni siquiera la anestesia me dolió al aplicármela, pues el Doctor Malouf, a quien he seguido viendo para limpiezas regulares, aplica una técnica de masaje a la encia, al aplicar la anestesia, que hace prácticamente indoloro el procedimiento. Lo más importante es lo siguiente: estos tratamientos son cubiertos parcial o totalmente, por el seguro medico de la empresa en la que trabaje el individuo o su conyugue y en cualquier caso la gran calidad del servicio prestado, merece el esfuerzo de todos y cada uno de los ciudadanos de este país, de dedicar una parte del presupuesto mensual a tales nobles fines.

Me pasó igual con los espejuelos, en Cuba todos saben el calvario que constituye hoy en día hacerse graduar la vista y conseguir unos espejuelos que sean de calidad, ligeros, con los logros de la ciencia contemporánea. Sencillamente no está al alcance de la mayoría de los cubanos, por ninguna vía, pero claro, para los jefes y los turistas todo es diferente. A poco de llegar a Montreal, pude ir con algo de dinero ahorrado, al optometrista y luego de una graduación de la vista, que para cualquier cubano parecería una película de ciencia ficción, de lo avanzado del procedimiento actual y una semana de espera, obtuve los espejuelos que hasta hoy porto y que me han dado un salto de calidad a mi visión, comparable a la diferencia entre una ¡TV Caribe en blanco y negro y un Hewlett Packard High Definition de 42 pulgadas y a todo color!

Los quebequenses deben comprender que los servicios médicos que se ofrecen a los turistas en Cuba son el resultado de varios factores sociales y gubernamentales, en primer lugar, el talento, la abnegación y laboriosidad de los profesionales de la salud cubanos, quienes siendo los peores pagados del mundo, viviendo en condiciones a veces peores que las de los SDF de este país, mantienen un nivel profesional comparable a los mejores del Tercer Mundo. En segundo lugar que el gobierno cubano se sirve de esos profesionales, para dos objetivos; un primero y esencial: obtener moneda libremente convertible, tan escasa en Cuba, por la debacle económica que ese mismo gobierno ha causado y un segundo y no menos importante: hacerle propaganda a su política internacional contemporánea, basada en la « ayuda humanitaria », (antes fue la ayuda armada, pero esa dejo de funcionar con la caída del Bloque del Este y la ex URSS que proveía las armas), una ayuda « humanitaria » que es financiada con el sacrificio material y humano de todo un pueblo, el cubano, sin que por ello sus dirigentes más encumbrados y en sus puestos desde hace 50 largos años, experimenten la más minima de las privaciones, al contrario, esta « operación » del turismo medico internacional, les permite « justificar » a los ojos del pueblo, la compra de costosos equipos y productos médicos, que no serán usados para resolver los problemas de salud del cubano simple, pero si muy frecuentemente, y además del destino mencionado: los turistas, para los cuidados de salud de esa casta o mas bien clan que se ha incrustado como una sarna en el poder en Cuba.

Los cubanos que estamos en el exilio descubrimos todos los días las mentiras a las que los  habitantes de la isla han sido sometidos desde hace decenios. En diferentes países del mundo desarrollado hay diferentes sistemas de atención medica, Québec por ejemplo, tiene uno de los mas desarrollados de America del Norte, a la par casi  de los países escandinavos, célebres por sus conquistas sociales de alto rango.

El "capital humano" de los Castros
El « capital humano » de los Castros

Nada es gratis en esta vida y los quebequenses que van a curarse a Cuba deberían saber que una parte importante del bajo costo de ese tratamiento lo pagan en realidad los cubanos de la calle, que dejan de ser atendidos como merecen y hasta los mismos médicos que los atienden, con sus salarios de miseria. Deberían ser solidarios y al menos aportar medicinas para las familias cubanas que conozcan, o darle un complemento monetario a quienes les atienden, evidentemente algunos lo hacen una vez que están en el país y que conocen el calvario de los profesionales de la medicina cubana. La prensa quebequense debería también mencionar estos elementos indispensables a la mejor comprensión del tema y no contentarse de constatar simplemente la alza de pacientes de la provincia en hospitales cubanos, como bien le conviene al gobierno de la isla que sea.

Un día, la medicina cubana estará por merito propio y no de un gobierno espurio, entre las mejores de las Américas y del mundo, pero hasta tanto mantengamos el espíritu crítico y seamos solidarios con un pueblo que no acaba de ver la salida del túnel a su situación de crisis social, económica y espiritual a causa de un gobierno gerontocrático y desdeñoso del clamor de millones de cubanos por el CAMBIO.

Bientôt en français!


Responses

  1. Excelente articulo.Ya lo he copiado y no me cansare de reenviarselo a tgodo el que conozco en Quebec.

  2. Gran comentarrio ,mas claro ni el agua ,como me indigne al leer en el jornal de Montreal el articulo ,por eso a cada quebeco que conozco no pierdo la oportunidad de decirle la realidad de mi pais .

  3. […] turismo médico de México, que se nutre de pacientes norteamericanos.  Brasil, Corea, Costa Rica, Cuba o Argentina son países que están apostando por este […]


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :