Publié par : lettresdemontreal | 3 avril 2009

Abel “angelical”

Angelical

Angelical

Desde que llegué a Montreal me dije: « voy a romper con el pasado y tratar lo menos posible de involucrarme en asuntos de mi país, que no tiene hoy por hoy solución ni arreglo, mientras sigan estando allí en el poder los que se sentaron en sus poltronas hace 50 años ». Los sucesos que han venido ocurriendo después me han obligado ha hacer uso de esta pluma virtual.

Menos aún tenia intención de hablar de personas en específico, pues los problemas de Cuba no son, salvo una dudosamente « honrosa »  excepción (toda regla tiene su excepción), la creación de una sola persona, la historia demuestra bien que son grupos o clanes en el poder los que echan a perder el « cake » de la gobernabilidad.

Pero esta vez mi paciencia, prudencia y consideraciones personales se ve desbordada. Abel Prieto, el ministro de cultura de Cuba, con quien trabajé unos cuantos años, y quien me propusiera hacer junto a otros intelectuales cubanos la revista Lettres de Cuba en el 2004, acaba de darle una entrevista a La Jornada, donde nos dice « angelicalmente » que « en general en los jóvenes artistas cubanos hay un énfasis en un arte crítico, analítico, que reavive aquel espíritu de la vanguardia con su papel transformador de la sociedad, de la persona, del entorno ».

Vamos Abel, el « espíritu de la vanguardia » al que te refieres está bien muerto y enterrado bajo los decenios de aburguesamiento « nomenklaturesco », reducido a cenizas o al exilio luego de tantos procesos contra los que osaron protestar, desde Padilla hasta nuestros días. Los jóvenes cubanos, por su parte, artistas y no artistas, son críticos y contestatarios, pues saben muy bien que hacen frente a una mole de indeferencia o manipulación estatal, a un mecanismo que los aplasta y tritura de « a poquito » hasta sacarles todo el jugo de rebeldía, que es natural que posean y que nada tiene que ver con ese dudoso « pasado glorioso ».

Es comprensible que siendo como eres un creador literario, quieras mantener un margen de tolerancia y apertura, de estar con dios y con el diablo, pero rodeado como siempre has estado de esos dinosaurios, atentos al mas mínimo « acto de blandenguería ideológica », a la más mínima acción que atente contra los intereses de ese clan en el que te has insertado, (no sin dificultad, es de reconocer), es tarea muy ardua y arriesgada. Que al menos lo intentes, es de rigor, mas compatriota no exageres, recuerda la máxima de que « La palabra es plata, pero el silencio es oro ». Hacer es más importante que decir en tus actuales circunstancias, mira lo que le pasó a Lage y a Pérez Roque por hablar demasiado…

Y aquí pongo punto final, es suficiente.

Postcriptum: Después de escribir y publicar este texto leí en el Nuevo Herald, la crónica de Wilfredo Cancio Isla, y constato que le movió a él a hacer su texto, como a mi el mío, un sentimiento y un valor moral similar, cultivado en la mayoría de las familias cubanas, el de la coherencia, el de la revoltura ante la manipulación y el descaro, el de decir las cosas aún cuando sabemos que denunciarlas es buscarse enemigos y disgustos. Les recomiendo la lectura de Cancio Isla, pues argumenta mucho más que yo, por qué muchos intelectuales cubanos nos fuimos y en el exilio no transigimos con las maniobras « apaciguadoras » del régimen de La Habana.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :