Publié par : lettresdemontreal | 31 décembre 2009

2010, ¿que nos espera?

En unas breves horas mas habrá comenzado ese año 2010 tan esperado, en particular para quienes 2009 será tan sólo un recuerdo amargo y yo diría que suman miles de millones los que piensan así. Igual un nuevo año es motivo de esperanzas y planes nuevos o renovados.

Esperemos pues que para las mayorías, estos nuevos 365 días sean algo mejores, que el mundo sea un lugar menos hostil a la vida y a la realización de los sueños y aspiraciones de los seres humanos, pero igual quisiera desear que se avanzara hacia el equilibro que le falta a la vida en general en el planeta. Es una utopía bien lo sé,  pero, ¿qué otra cosa se puede desear cuando sabemos que el camino que estamos siguiendo nos lleva a un callejón sin salida?

Copenhagen fue un fracaso, o un éxito insuficiente para las necesidades de la Humanidad. 2009 parece haber sido el año de los avances limitados, del inmovilismo consolidado, de las expectativas frustradas. Sin embargo pudo haber sido peor. Aún en estas horas finales hay quienes quieren « darse a conocer », cegando unas cuantas vidas mas, sacrificando a los suyos y los demás.

Si algo sobra en este mundo es la certeza de esos algunos que se arrogan el derecho de decidir por millones. Se escudan en ideologías, en « creencias » (las pongo entre comillas porque respeto a los verdaderos creyentes), o cuando es insuficiente la imponen mediante las armas, que para el caso es lo mismo. Hay miles de seres humanos que diariamente desfallecen porque nada se ha hecho por ellos, ni en su familia, ni en su comunidad, ni en su país, ni en el mundo.

No hay ningún indicio que 2010 vaya a ser cardinalmente diferente. Sin embargo quiero pensar (que no es lo mismo que creer), que hay ligerísimos indicios de un cambio. Esa misma cumbre climática de Copenhagen no ha sido del todo inútil, parece que algo se evidencia en el mundo de hoy después de ella, y es que fuertes y débiles, grandes y chicos saben que están todos en la misma caldera recalentada y que en ella cambios mínimos pueden ser suficientes para comenzar a perderlo todo.

2010 puede ser un año mas o puede ser un año diferente, no el del CAMBIO, pero sí el de la preparación para ese cambio con minusculas, que se necesita tan urgentemente: el de tomar conciencia por parte de cada uno, de que hay que dar pasos, de que hay que hacer algo…para poder sobrevivir…para que podamos ser sustentables, para que podamos seguir viviendo con una esperanza de legar algo mejor a nuestros hijos y nietos.

Feliz 2010 amigos, fuerte esperanza y mejor propósito de salir del impasse planetario, quien sabe si dentro de otros cien años esa ansiada descendencia se diga: ellos supieron reaccionar a tiempo.

Quizás no sea todavía tarde y todo pueda ser refundado, « con todos y para el bien de todos ».


Responses

  1. Raúl, me encantó tu post. No quería dejar de pasar por aquí para saludarte y desearte lo mejor en el año que hoy comienza. Ojalá el 2010 te sea propicio para tu desenvolvimiento profesional. Recibe un fuerte abrazo. Gracias por tu amistad.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :