Publié par : lettresdemontreal | 2 août 2010

¿Por qué un mensaje a los jóvenes a estas alturas?

En el periódico Juventud Rebelde ha aparecido otra de las reflexiones del ‘comandante sin charreteras’. Este se titula ‘Mensaje a la Juventud‘.

La incoherencia siempre ha sido una característica de los gobernantes totalitarios. Lo es más aún de los gobernantes totalitarios seniles. Lo que vemos en este mensaje apolícaliptico es un buen ejemplo de ello.

Las características típicas de un discurso demagógico están ahí presentes: las preguntas retoricas del tipo: ¿Por qué tienen que morir nuestros jóvenes?; ¿Por qué tienen que desaparecer las inteligencias donde tantas virtudes podrían sembrarse y cultivarse? No hacen sino pensar en la profunda hipocresía de un político que nunca ha dudado en mandar a fusilar jóvenes precisamente por las razones que él ha considerado suficientes…recordemos, tan solo como un caso reciente a los tres jóvenes negros fusilados tras juicio sumario, cuando la lanchita de Regla fue desviada en el 2003. Pensemos siquiera un poco en los cientos o miles o cientos de miles de jóvenes que han sufrido violencia carceral, violencia cuartelaria o violencia de escuela en el campo, todas ellas similares, amén de desnutrición y saña ideológica a través de todos estos años de castrismo. Las imágenes de Ariel Sigler antes y después de su paso por las mazmorras castristas es una buena y ‘fresca’ evidencia de ello.

La senilidad de este señor es desde hace ya unos años proverbial y en este mensaje se constata con el cambio de ‘palo pa rumba’ relativo al  Web Global Research y todas esas teorías que menciona sin siquiera explicarlas. Anda tan metido en su ‘mundo’ conspirativo, que ni se toma el trabajo de ‘hacer potable’ su delirio al publico al cual se dirige.

Pero un sentido tiene este mensaje a los jóvenes cubanos, y es el de tratar de ‘dormirlos’ de nuevo, al menos durante un tiempito mas, el necesario para resolver ese otro problemita que le ‘quema las manos’ en este momento: el de la platica que tenía en el exterior y que anda por los aires convertida en humito, con el chilenito que le hizo la trastadita que él no se esperaba. Necesita tiempo y ‘estabilidad’ (traducido: sometimiento) de esa juventud cubana que es indiferente a sus llamados de antaño, que cree mucho menos en su hermano, pero que comienza a inquietarse un poco más de lo ‘debido’.

La situación cubana es tan sin salida y desesperante que no queda otra que lanzar una cortina de humo, gritar a la guerra nuclear y a la eterna culpa del ‘imperio’, para seguir mangoneando a un pueblo agotado y triste, neurotizado y violentado en su más intimo ser.

Los Castros, ya no cabe duda, aparecerán por siempre en los diccionarios justo detrás de los Ceauşescus. Los grafólogos notaran la similitud hasta en sus respectivas firmas. Los psiquiatras la similitud entre sus torcidas mentes.


Responses

  1. Excelente, amigo Raúl, como siempre.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :