Publié par : lettresdemontreal | 26 janvier 2011

Cuba como traducción

Durante siglos, entre Francia y Alemania han existido estados pequeños, al estilo de Suiza, Luxemburgo, o Liechtenstein, que han servido como mediadores o válvulas de escape a la presión geopolítica de esos dos grandes países, en escala europea evidentemente.

Entre España y Francia, otros dos « cabezones » de la vieja Europa, esta aun Andorra y antes estuvieron Cataluña o Navarra.

Estos pequeños estados sirvieron y sirven a los grandes como traductores de sus pulsiones, las buenas y las malas, como alter-egos de una otra dimensión, como posibilidad y alternativa a la unicidad disyuntiva, que el status de « potencia » instala en la vida sociopolítica de los « grandes ».

Cuba se erige en las Américas como uno de esos estados llamados a traducir el flujo geopolítico del Norte hacia el Sur y viceversa. Su posición geográfica y la hoy perdida tradición de puente entre las Américas y de ellas con el mundo, que poseía su pueblo, constituyen los componentes ideales para tal rol.

Es por ello que los 50 años de castrismo son no sólo extraños al cuerpo de la nación cubana, sino también a su destino y al rol que le toca jugar en este continente.

Reasumiendo ese papel en el concierto de las naciones americanas podremos recuperar nuestra soberanía, nuestra economía y nuestra prosperidad nacionales.

Obama llamó ayer a su pueblo, en el discurso sobre el estado de la Unión, a proyectar al futuro su sistema de educación, y a sus jóvenes a ser maestros, o « constructores de la nación », como dijo citando a los coreanos que cuentan.

La Cuba de mañana tiene que generalizar el estudio del inglés y el portugués a todos los niveles. El francés será igualmente vital a nivel sobretodo caribeño, pero también en América del Norte, no olvidemos a Quebec.

Entre Estados Unidos y Brasil, esos dos gigantes americanos del siglo XXI, Cuba es el país mas cercano a ambos, tanto en lo cultural, como en lo etnico y hasta a nivel psicológico. El poliglotismo es un factor vital para el futuro de la isla, pues es el que nos permitirá ganar en todos los aspectos, uno muy importante: la cultura democrática. El que conoce la Otredad no se encierra en el Ser propio.

Una evolución tal implica por supuesto el absoluto libre tránsito de los cubanos dentro y fuera de la isla. Por ahí habría que empezar.

Hay otro gigante que va despertando, es Canadá. El segundo país mas grande del planeta, después de Rusia. Cuba puede y debe ser también la escala necesaria.

Sacudámonos la costra numantina antes de que todo se haya perdido y otros sigan ocupando el lugar que nos corresponde.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :