Publié par : lettresdemontreal | 21 février 2011

Los chinos gastan tanto en contención interna, como en la externa… ¿y Cuba?

Ante la ola de masas antiautoritaria que afiebra al mundo arabo-musulmán y que parece salirse de ese ya amplio marco, acabamos de saber que el gobierno chino gasta tanto en seguridad interna, como en defensa. Esa sencilla constatación tiene sin embargo serias y pesadas consecuencias.

En 1978 Den-Xiao-Ping decidió llevar adelante un grupo de reformas de índole económico, que excluyeron las políticas. Desde entonces China comenzó a salir del socialismo feudal maoísta para entrar de lleno en el siglo XX de la modernidad primero, y en el XXI de las nuevas tecnologías después.

El costo de un tal estilo de cambio, de una sociedad tradicional hacia un capitalismo de estado autoritario, que es como se puede describir de manera realista el modelo chino, no se logra sin consecuencias negativas para la sociedad en general y por la envergadura del país, para el planeta también. El serio desequilibrio entre las grandes ciudades capitalistas chinas y las grandes regiones agrícolas y/o étnicas es bien conocido. El peso especifico de la contribución china a la contaminación de la atmosfera planetaria también lo mes.

¿Por qué la sociedad china ha podido alcanzar los niveles de producción actuales y ostentar niveles de crecimiento de su PIB que ningún otro país puede siquiera aproximar? Pues, porque la contención interna ha funcionado hasta ahora como herramienta de control y destrucción de toda oposición al modelo impuesto por la cúpula del PCC chino. Ahí estuvo antes de la plaza Tahrir, la de Tian-Amen, en fecha tan « antigua » como 1989, y después, como en Cuba, los disidentes no han sido sino « carne de prisión », asesinato o desaparición.

Pero llega un momento en que la represión alcanza una cima que difícilmente se puede sobrepasar. Por razones de presupuesto y por razones de tolerancia de la sociedad que la soporta. Cuando la sociedad ya no es la misma que al principio, cuando ha evolucionado al nivel en que las expectativas de la mayorías activas socialmente son otras que las del principio de aplicación del modelo, los métodos y el mismo modelo se hacen obsoletos e ineficaces para continuar « creciendo ». El costo de reprimir intermitentemente la sociedad civil china o cualquier otra bajo los mismos « principios » tiene un fin necesario, objetivo.

En Cuba no sabemos cuál es el presupuesto de la guerra contra el pueblo cubano. Ni siquiera se sabe el de la « defensa », que no ha sido otra cosa que el armamentismo de un gobierno para en última instancia mejor reprimir a su propio pueblo. Hace poco se pudo ver a las fuerzas antimotines en acción, contra estudiantes paquistaníes en las escuelas en el campo reajustadas para la « enseñanza internacionalista de la medicina ».

¿Veremos a esas mismas fuerzas actuar contra el pueblo una vez que se canse de esperar por reformas y cambios que solo se harán si benefician a la cúpula castrista y el clan de los Castros?

Vivir para ver.


Responses

  1. […] Por otra parte, que no haya democracia no quiere decir que no haya política. Al contrario. China gasta más en seguridad interna que en su ejército exterior. Quizá porque, como dice Eduardo Galeano, para que el dinero circule […]


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :