Publié par : lettresdemontreal | 22 mars 2011

Obama sobre Cuba y el mundo

Es difícil, y será muy difícil que la maquinaria ideológica del castrismo pueda ripostar con un mínimo de decencia y de sentido común el mensaje de Barack Obama sobre Cuba en Chile, porque « el pueblo cubano merece decidir su propio futuro« , porque el pueblo cubano merece recuperar su soberanía y su voz ante el mundo, de manos de los hermanos Castro que las han confiscado ya por 52 largos años.

Veremos, si no lo han hecho ya, las tradicionales diatribas sobre « el imperialismo y su injerencia en los asuntos internos de Cuba », argumentos similares a los que esgrime el tirano genocida de su propio pueblo que en el norte de África provoca una intervención militar más en el mundo árabe. De cómo cierta izquierda chilena ha reaccionado a la visita del presidente norteamericano se pueden juzgar los « métodos » del castrismo. Es suficiente poner dos palabras claves en Google images: « Obama » y « Chile », para ver las « linduras » que han hecho. El insulto y la descalificación a priori, viejas herramientas estalinistas siempre han estado y estarán a la mano de los sembradores de odios estériles

No seamos ingenuos, si en el mundo fuesen Rusia o China las potencias dominantes, cualquiera de ellas dos seria la que asumiría el rol de gendarme planetario, como lo ha hecho Estados Unidos hasta ahora. Serian entonces EE.UU.  Francia e Inglaterra los que se abstendrían, que nadie se llame a engaño. La geopolítica es una ciencia gravitacional, o eres atraído o eres tú el que atrae.

Lo que está cambiando y yo pienso que para bien, es esa posición de Obama de darle la participación y la responsabilidad que el mundo le exige tanto a sus aliados europeos, como a los países árabes mismos. Hay que parar el genocidio de Gadafi, pero deben hacerlo todos los que deben, pueden y desean hacerlo. Obama plantea para el mundo musulmán la misma alternativa que le esta planteando a América latina: asuman el lugar que les corresponde y déjense de acusar a los Estados Unidos de todas las desgracias planetarias, como lo hace el dueño de la finca en La Habana, que ademas tiene el descaro de exigirle a Obama disculpas a los chilenos por lo que hicieron Nixon y sus agencias. Obama pudo haberlo pensado, pero la esa sí intromisión de Castro en los asuntos internos de EE.UU. lo habrá impedido.

Los que llamaban a un mundo multipolar que tengan la decencia de reconocer que es Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos de América el que está realmente contribuyendo a ello, redimensionando el rol de su país a las necesidades y posibilidades reales que tiene, para garantizar el futuro de uno entre iguales en un mundo donde otras potencias emergen y emergerán sin duda alguna y donde el equilibrio será siempre precario pues la historia de la humanidad muestra que quienes llegan a posiciones de poder rara vez no abusan de ellas.

El pueblo de Cuba le debe a este presidente vecino mucho más que a cualquier otro en el hemisferio, pues en la actual correlación de fuerzas regional y mundial es el peso especifico de los EE.UU. el que impide que otras potencias regionales o mundiales, como tiburones al acecho, no hayan hecho ya lo que en el siglo XVIII o el XX « se cocinaba » alrededor de Cuba. Los Castros no sabrán agradecer nunca lo suficiente la existencia de ese « imperio » al lado de la isla para gracias a su antiimperialismo de opereta poder campear nacional e internacionalmente, estableciendo una de las dictaduras mas anacrónicas del continente y del planeta.

Una nueva era se está abriendo paso en el mundo luego de los decenios perdidos del unilateralismo de Bush padre e hijo, con el relativo intervalo de Clinton. Hay muchos actores de la arena internacional de mañana que irán tomando o retomando sus nuevos roles. ¿Qué futuro le corresponde a Cuba en esa reestructuración geopolítica? Esperemos que uno de mediador y de puente entre grandes y no otra de furioso critico y realmente no más que un mero observador provinciano e impotente, como la que los Castros siguen imponiéndonos.


Responses

  1. Creo que Fidel en su triste reflexión que más me pareció una « refracción », usó la única cosa a la que nunca ha podido restringir de movimiento, la bandera cubana, creo que nuestro Gavnokomandujushi(comandante de mi….) confundió los sentimientos que se entrelazaban en la escena, nuestra bandera debió sentirse orgullosa de ondear frente al primer presidente afro americano de los EEUU, y sin duda experimentó un profundo respeto por la claridad con que expuso su posición. Por otro lado como norteamericano creo que fue una feliz idea esta gira, los EEUU perdió mucho terreno de influencia durante la reciente y aun presente recesión, aunque sin embargo el capital norteamericano durante este periodo no dejó de fluir hacia el sur, esperemos que haya sido una gran inversión para ambas partes, mas aun cuando el gran vecino del norte nos mira de igual a igual.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :