Publié par : lettresdemontreal | 26 juin 2012

“Help yourself” o las especificidades lingüístico-culturales

Hay una frase muy elocuente en inglés, de uso común en Canadá: “Help yourself” (ayúdese a sí mismo – traducida literalmente). En realidad no se trata de autoayuda sino de tomar algo que ha sido puesto a la disposición de todos o de cualquiera interesado. “Help yourself” en ese contexto significa “tómelo, si lo necesita”.

Es un lugar común decir que la mentalidad anglosajona es tributaria del pragmatismo protestante y que la latina, en particular la heredera de España en las Américas, es tributaria del espíritu quejoso del catolicismo, pero cuando se es originario de Latinoamérica y se vive en América del Norte, estas cosas van calando en la conciencia. La comparación es inevitable, la especificidad que inicialmente parece sólo lingüística pronto se revela en su dimensión cultural, y en su utilidad a nivel social.

¿Qué puede ser más inútil y dañino, psicológicamente hablando, que la quejadera a la que estamos “acostumbrados” en el Sur? No es sólo el daño que se hace la persona en concreto que se queja, sino la estela de malestar que va dejando en quienes le escuchan y poco o nada pueden hacer, pues las palabras de consuelo de estas, suelen servir para incentivar más quejas de la “víctima” del síndrome quejoso.

Vivir en una sociedad donde el individuo tiene muchos derechos y no menos responsabilidades es un desafío para quienes han sido educados en el espíritu de manada que los gobiernos de algunas sociedades sureñas promueven. Esos gobernantes lo hacen porque están  a su vez culturalmente condicionados, pero no sólo por ello. Lo hacen porque ese es el método ideal para dirigir sociedades como se dirigen granjas de animales domésticos. Los seres humanos somos animales de costumbres y si nos acostumbran a cantar en grupo, o a marchar por las plazas y aplaudir al unísono al escuchar una sola voz durante años, decenios y hasta más de un medio siglo, está claro que es muy difícil aceptar la diversidad que ofrecen otras sociedades y está claro que mientras más tiempo perdure ese orden de cosas, más ineptos serán los miembros de esas sociedades cautivas, para adaptarse a un mundo que cambia y se dirige a otra parte.

Por eso es que “ayudarse a sí mismos” en el sentido literal y seguramente original de la frase inglesa, sí puede y debe ser la actitud que ayudará a cambiar el inmovilismo y el marasmo del espíritu de pueblos que van quedando, cada día que pasa, más atrás en la carrera por una mejor posición en el maratón mundial contemporáneo de las sociedades.

¡Help yourself cubanos, venezolanos, nicaragüenses, bolivianos y todos los que por una u otra vía han caído o siguen cayendo en las redes de la religión laica del “revolucionarismo”! ¡Despierten y ayúdense a sí mismos antes que les lleve la corriente!, como en el famoso refrán que dice: camarón que se duerme…


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :