Publié par : lettresdemontreal | 27 juillet 2012

La cara fea (la única que tienen) de los gorilas cubanos

Cualquier país dirigido por militares, en particular en el Tercer mundo, se convierte en una dictadura, la historia da pruebas fehacientes de ello. La forma en que se dirige un cuartel es mucho menos compleja que el funcionamiento de una sociedad humana, y en esos países, a los cuarteles van a parar habitualmente y con excepciones que confirman la regla, los miembros de la sociedad que desaprueban los valores liberales (no en el sentido político, sino moral), que prefieren la sumisión y la disciplina al debate democrático, y que están programados para ver por ejemplo, a las mujeres como objeto sexual y al « enemigo » como un ser infrahumano o simplemente « no humano ». Es por eso que los militares tienen tendencia a reducir la complejidad de la sociedad al menor denominador común, que por lo general suelen ser ellos mismos.

En Cuba los gorilas gobiernan, desde hace ya 53 años. Ayer fue 26 de julio, fecha del fracasado intento de derrocamiento armado de la dictadura precedente y que el gorilato cubano ha consagrado tradicionalmente al anuncio de « nuevas » medidas, logros (provincias ganadoras de la « emulación socialista »), perspectivas de desarrollo y estrategias político-económicas. Hace ya bastante tiempo que los 26 de julio se han convertido en un dolor de cabeza para los gobernantes pues poco o nada hay que anunciar, a no ser el creciente descalabro de la economía y la sociedad.

Este pasado 26 sin embargo, algo nuevo acaba de pasar. Castro 2 anunció que la autopista nacional será al fin terminada. ¿Con que capitales? queda por saber, pero lo nuevo no es el anuncio per se, sino la pretensión inopinada, por lo burda, de hacer sombra sobre todo lo que no se anunció y que se esperaba, tanto en la isla como en el exilio. Ni reforma migratoria, ni verdadera reforma económica, ni menos represión, ni más libertades civiles. NADA.

Para colmo, una noticia fresca hace pensar que finalmente y a pesar de las protestas del 2007, el « Quinquenio gris » está de vuelta. Un proyecto cultural que estaba teniendo éxito acaba de ser clausurado, al estilo de los viejos tiempos del estalinismo raulista, pues no hay que olvidar que las FAR y sus publicaciones, dirigidas por ese mismo Raúl Castro que es hoy presidente, fueron quienes dirigieron en la sombra la política de represión de los intelectuales a finales de los años 60 y comienzos de los 70. La tregua que ocasionó la « guerrita de los emails » en 2007, se acabó y se avecinan duros tiempos para los intelectuales y artistas contestatarios. ¿Llegarán a rehabilitar también las UMAPs? ¿Serán capaces de tanta afrenta? Cualquier cosa se puede esperar de estos gorilas cubanos.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :