Publié par : lettresdemontreal | 7 novembre 2012

Obama y los próximos cuatro años: Por un nuevo panamericanismo.

Con alivio muchos en el mundo miran hoy a los Estados Unidos, digo con alivio y lo sostengo, pues un mundo en crisis no necesita cambios drásticos en una u otra dirección, necesita eso sí, continuidad de los esfuerzos que han logrado mal que bien un cierto consenso.

Para muchos en todo el planeta, estos 12 años del siglo XXI han sido arduos, cientos de miles o posiblemente millones han quedado en el camino y no ha sido por « muerte natural ». Las guerras civiles o amenazas de guerras « regionales » están en curso o se mantienen latentes. El Medio Oriente es clara evidencia de ello. De manera que los próximos cuatro años pueden ser decisivos desde muchos puntos de vista. El país más poderoso del mundo tiene desde hace cuatro años a uno de los estadistas más brillantes y particularmente pertinente para a su época, que ese país haya podido dar hasta la fecha. En China, el segundo poder global emergente, un cambio de liderazgo se aproxima y aunque sería muy arriesgado esperar un cambio radical, es el cambio social y económico interno, que se ha venido operando en lo que va de este siglo XXI, el que puede forzarles a actualizar un modelo político y social desde hace décadas precario y a cada día que pasa más obsoleto.

Para las Américas los próximos cuatro años de Obama en la Casa Blanca pueden significar también mucho. Quizás esté finalmente llegando la hora del replanteamiento y actualización del panamericanismo, en el cual países como Brasil, México y Canadá, potencias regionales indiscutibles y globales en el proceso de establecerse, puedan aportar junto a los Estados Unidos y los demás países del continente un equilibrio que la Unión Americana, ella sola, no supo lograr antes. El viejo panamericanismo impuesto desde Washington más bien permitió, por reacción, la creación de un polo de extremismo político, de desestabilización socioeconómica y hasta de retraso cultural, que aún sufrimos en países como Cuba, Venezuela y en menor medida en otros del subcontinente latinoamericano.

Este nuevo panamericanismo es particularmente necesario en el contexto mundial actual donde Asia, liderada por China, concentra cada vez mayor poder y donde América latina constituye un objetivo priorizado de su influencia económica, política y quién sería lo suficientemente ingenuo para dudarlo, también en algún momento futuro: militar.

Lograr entonces un nuevo consenso plural, con factores de influencia múltiples, puesto que existen al menos cuatro países en este continente que tienen la capacidad política y que pueden permitirse los medios para llevar adelante políticas de común interés, puede y debe ser la evolución necesaria del panamericanismo. Es particularmente pertinente cuando sabemos que Europa está inmersa en su propia crisis de desarrollo y que los países americanos han llegado a una fase de su propio desarrollo que les permite objetivamente pasar a un nivel superior en la organización política de las sociedades y de la relación entre ellas.

Un nuevo Plan Marshall es necesario, pero colectivo, desde las Américas más ricas y para las Américas menos favorecidas. Una nueva Alianza para el Progreso es necesaria, pero esta vez una que se materialice en acciones concretas. Lo que está en juego es el equilibrio geopolítico que este continente puede y debe ofrecerse a sí mismo y al mundo.

El sueño americano sigue vivo, pero necesita de muchos más soñadores en este continente. Quizás así dejemos de guiarnos por ideologías foráneas que nos han llevado a extremos lamentables y comencemos a mirar nuestro propio acervo espiritual e histórico que sigue esperando el debido reconocimiento, actualización y proyección interna y externa.

La esperanza que inauguró Barack Obama en el 2008 puede llegar a concretizarse en algo duradero. Deseémosle lo mejor al presidente reelecto, pero también aportémosle las ideas que necesita para « ir adelante », como su propio slogan electoral proclama, sobretodo porque su deuda con ese voto latino-norteamericano que lo eligió en el 70% de su totalidad, es grande y merece una respuesta a la altura de las expectativas depositadas.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :