Publié par : lettresdemontreal | 10 décembre 2013

¿Debió o no darle la mano?

Image

El gesto diplomático del apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro no pasó desapercibido, todos los mayores medios de prensa en el mundo lo están tratando y analizando, pero, la “encerrona” que le hicieron a Obama (tenía que pasar por allí y Castro 2 era uno de los discursantes), debió tener el visto bueno del “camarada” Zuma, El hermano del Castro enfermo no estaba allí por casualidad, ni se quedó luego alrededor de funcionarios y personalidades sudafricanas al lado de la tribuna, tampoco por casualidad. El espaldarazo a los Castros del presidente ya casi saliente, (hasta fue abucheado mientras discursaba), es quizás una pataleta ideológica previa a su partida, pero creo que es más bien el resultado de una fuerte presión “cubana” para organizar las cosas a conveniencia de quienes gobiernan en La Habana. Ello es evidencia que Zuma poco aprendió de quien despedían, pues Mandela no solía forzar la mano a sus invitados.

Pero el tema aquí es lo que implica ese saludo, aún si efímero y protocolar de Obama a Castro 2. Yo concuerdo con el análisis de Paul Begala en CNN, quien dice: “I believe Obama shook Raul Castro’s hand for the same reason Reagan shook Gorbachev’s or Mandela shook that of F.W. de Klerk, the last president of an apartheid South Africa: because he knows he’s on the right side of history”, pero eso no es evidente para todos en el planeta. Muchos se van a hacer la ilusión de que ahora sí las cosas van a cambiar y que los gobiernos de La Habana y Washington van a sentarse a negociar. ¿Es necesario decir que esas son solamente ilusiones, y que entre Cuba y los EE.UU. hay muchas cosas pendientes que requieren no solo negociación sino otros interlocutores?

Sin embargo, lo interesante aquí es el momento en que todo esto está teniendo lugar. No solamente porque pasa en Sudáfrica alrededor de la figura de Mandela, sino por la coyuntura internacional presente, en la que Rusia acaba de prácticamente condonar la deuda de múltiples millardos de Cuba con la antigua URSS, y eso luego de casi 22 años de litigio. ¿Acaso estamos ante un acuerdo de amistad y solidaridad, como solían llamarles en tiempos de la URSS? Está claro que no es el caso. Rusia tiene muchos intereses por los cuales velar, especialmente esta Rusia que se ha relanzado en la arena internacional como la iniciadora de los acuerdos en torno a Siria, añorando su antiguo segundo rol en los asuntos mundiales y que respalda abiertamente la reincorporación de Ucrania en cuerpo y alma a la “Madre” de todos los eslavos orientales: “K matiushke Rossii” suelen decir por aquellas estepas. Un último detalle que vale la pena mencionar en todo este contexto es el siguiente: RIA Novosti desapareció. Ese centro de prensa ruso semioficial y casi independiente que publicaba en varios idiomas, amén del ruso, cayó en manos de un occidentófobo y nacionalista putiniano y hasta el nombre le cambiaron, Ahora se llama Russia Today. ¿Acaso este será el nuevo Ministerio de la Propaganda que va a lanzar la campaña mundial de la nueva Rusia de Putin? Algo se está cocinando en Rusia y tiene que ver con todo el resto del planeta.

¿Debió entonces Obama darle la mano a Castro 2 o no? La respuesta no puede ser unívoca, los eventos futuros van a demostrar si fue una táctica adecuada o un craso error de largo alcance. Obama se ha caracterizado por su aperturismo y capacidad de dialogo con todos, algo que otros presidentes norteamericanos no poseían o rechazaban hacer. Es lógico que hiciera lo que hizo. Quienes conocen bien a Raúl Castro, por el contrario, saben que es íntimo de esferas del poder en Rusia, y que tanto él como su hermano sueñan con ver renacer el gran hermano perdido a principios de los noventa, esto último traducido al español significa: al proveedor de las más recientes armas que tanto ambiciona el general y su comandante en jefe, para darle siquiera un aura de capacidad militar al ejército cubano, luego del escándalo de Panamá, recuerden el affaire del barco norcoreano, donde quedó evidenciado que buena parte del arsenal de la isla es poco menos que completamente obsoleto. Lo que puede suceder entonces es que nuevamente Cuba se vea implicada en “iniciativas” militares extracontinentales (recibir nuevas armas a cambio de otorgar nuevamente a Rusia la posibilidad de espiar o de pasearse por las aguas cercanas a EE.UU. con similares objetivos), y en todo caso seguramente tendrá lugar una repenetración de intereses rusos en la isla, algo que sería la única forma de pagar esos miles de millones restantes a Rusia, pues cash La Habana hace rato que no tiene y también hace rato que lo pide a gritos. Quizás todo esto sirva a hacerle competencia a los chinos y brasileños en el ámbito local, pero definitivamente no son los cubanos quienes saldrán beneficiados, será la mafia en el poder y los intereses extranjeros.

En conclusión, lo que se aproxima es una nueva escalada de tensiones en torno a la isla que muy probablemente pondrá nuevamente en peligro la seguridad nacional estadounidense y  en aún peor condición al pueblo cubano, porque como bien dijo Obama hoy en Pretoria: « There are too many leaders who claim solidarity with Madiba’s struggle for freedom, but do not tolerate dissent from their own people. And there are too many of us on the sidelines, comfortable in complacency or cynicism when our voices must be heard. »

Démosle a la paz una posibilidad, pero no seamos ingenuos.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :