Publié par : lettresdemontreal | 17 décembre 2013

Luego del silencio, tenemos el ensordecimiento y con él viene el olvido de lo esencial

sovietchinepropa

Por todos lados aparecen denuncias de los actos de vigilancia de los estados sobre el individuo o los movimientos de activistas sociales. Como era de esperar, la mayor parte de las denuncias provienen de los documentos puestos a circular por Snowden y sus patrocinadores. Los Estados Unidos y su NSA constituyen hoy el aura a la que el pitirre persigue sin descanso (me refiero al refrán cubano: por mucho que vuele el aura siempre el pitirre la pica).

No es mi intención salir en defensa de estas actividades por parte de ningún gobierno. A nivel global todos hemos aceptado la predominancia del paradigma nacionalista por sobre todo otro posible y lo que deberíamos haber aprendido desde entonces es que ese paradigma viene con una buena carga de condiciones sobre el individuo y la sociedad. Hasta tanto exista la tensión entre los diferentes estados existirá el espionaje y si los medios tecnológicos lo facilitan, como es el caso, este trabajo se hará exponencialmente más presente.

No es por casualidad que en un artículo reciente sobre el legado de Mandela, Tom Geoghegan, de la BBC menciona al grupo de los Elders, creado por Mandela en el 2007, entre los cuales no hay ninguna de las cabezas calientes del mundo « revolucionario » vigesimonónico. Para reforzar esa idea, Geoghagen citando a Simon Marks, nos dice: « There have been other elder statesmen and women in recent years, he says, but they are generally figures whose activities are focused on internal politics or they are asked to act on behalf of a state. » La razón de estado, esa vieja bruja con pelos en las orejas…durante mucho tiempo la van a recordar aún. Geoghagen también cita allí al biógrafo de Mandela, James Smith, este autor dice, entre otras muchas cosas de interés: « Humankind needs this kind of person [Mandela]. Without them, the possibility of descending into brutish conflict we are capable of is accentuated. Hopefully there’s cometh the hour, cometh the man or woman. But I scan the horizon and I don’t see anyone of his ilk. » Léanse ese artículo pues es portador de muchas cosas que necesita nuestro presente y más aún el futuro de nuestros hijos.

Más lo que motiva este post es lo que solemos olvidar o dejar de ver cuando el ensordecimiento de las denuncias cubren todo el espectro de la atención. ¿A quienes beneficia esta alharaca en torno a los métodos del NSA? Está claro que es a sus competidores, ya sean rusos, chinos o… cubanos, por ejemplo, está claro que hay muchos  más para quienes CIA y NSA significan sus más agrios látigos.

Lo que tenemos entonces es un volumen de información que intenta desacreditar a estos organismos de la América del Norte, (ya los partenaires canadienses obtuvieron su cuota de condena por pertenecer a los « cinco ojos » y por colaborar activamente en ese grupo), mas nadie se hace la pregunta sobre qué es lo que sucede entre los servicios de espionaje de quienes constituyen la concurrencia de los norteamericanos en el mundo y por extensión el « objetivo » del grupo de los « cinco ojos ».

Lo que se está observando en estos mismos momentos es que hay un proceso de empuje en marcha, mediante el cual se pretende ahondar el cisma existente en las Américas, contraponiendo a Brasil y los Estados Unidos. Snowden acaba de ofrecer sus « servicios » al país más poderoso del Sur de este continente y si aquel accede una reacción en cadena es previsible que provocaría roces y antagonismos en las Américas que podrían llegar a ser similares a los que existen desde hace milenios en Asia: (China-India o China-Japón) o en Eurasia: (Rusia-Europa Occidental o Rusia-Turquía y mundo musulmán).

Hasta ahora los antagonismos en este Nuevo Mundo no han sido irreversibles. ¿Queremos los americanos que comiencen a serlo, para gran regocijo de los viejos poderes extracontinentales?

Ese es el olvido de lo esencial al que me refiero. No seamos ingenuos, aquí aún existe un sueño que saca ronchas en el resto del mundo. No es el sueño americano, identificado con los EE.UU. Es el sueño americano de una evolución otra que la clánica, tribalista, nacionalista y en fin de cuentas siempre discriminatoria, a la que nos ha acostumbrado el Viejo Mundo.

Las Américas aún pueden ser el continente del cambio de paradigma en la historia de la Humanidad. De los americanos depende.


Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Catégories

%d blogueurs aiment cette page :